Plántulas de tomate estiradas: ¿qué hacer si los tallos de los tomates son demasiado delgados? ¿Cómo alimentar las plántulas para el crecimiento y el grosor? ¿Por qué se estira a un pico?

¿Por qué las plántulas de tomate se estiraron y qué hacer?

Con el tiempo, el cultivo de plántulas lleva varias semanas. Las plantas más fuertes con un sistema de raíces poderoso, tallos gruesos y hojas desarrolladas se plantan en un invernadero o en campo abierto. Pero a veces no es posible llevar las plántulas a ese estado debido a que se estiran y, como resultado, se vuelven demasiado delgadas. Si se plantan en este estado, pueden morir o debilitarse demasiado. La fructificación será tardía y pobre. Para llevar las plántulas alargadas a un estado normal o, en general, para evitar que ocurra tal efecto, es necesario averiguar las razones de su origen. Dependiendo de esto, es necesario tomar medidas oportunas destinadas a corregir la situación.

Las razones principales

Las plántulas de tomate se estiran y adelgazan demasiado debido a un cuidado inadecuado. Puede haber varias razones para este estado de las plántulas.

Falta de luz Después de que las semillas germinen, deben exponerse a la luz. Si no es suficiente, desde los primeros días los brotes serán largos y delgados. Al mismo tiempo, el sistema de raíces de tales plántulas se desarrolla extremadamente lentamente.

Mal control de la temperatura. Para un desarrollo normal, las plántulas de tomate necesitan un microclima interior cálido. Tanto en una habitación fría como en una caliente, las plántulas se vuelven frágiles.

Riego incorrecto. Con suelo excesivamente húmedo, los tomates se estiran fuertemente.

Ajuste demasiado apretado. Si las semillas se plantan juntas, carecerán de nutrición. Es por eso que las plántulas resultantes serán altas y delgadas.

Falta o exceso de top dressing. Muchos jardineros alimentan plántulas para mejorar su condición. Con una entrada excesiva o insuficiente de fertilizantes (exceso de nitrógeno), se produce un crecimiento intensivo de los brotes. Al mismo tiempo, las plantas carecen de potasio y sus tallos se adelgazan.

Si han crecido plántulas altas, no se desespere. Es necesario tomar medidas oportunas para eliminar el defecto recibido.

¿Cómo deshacerse de un problema?

Para permitir que las plántulas se fortalezcan, así como para ralentizar el crecimiento demasiado rápido, se deben realizar varias manipulaciones. Consisten en mejorar las condiciones de permanencia de las plántulas.

cambio de temperatura

Para corregir la condición de las plántulas, es necesario controlar la temperatura en la habitación donde se encuentran. Como ya se mencionó, a temperaturas del aire excesivamente altas, las plantas se estirarán activamente hacia arriba. Para ralentizar el crecimiento, es necesario bajar la temperatura del aire a + 16 ° С.

Aquí se debe tener en cuenta un punto importante: las plántulas necesitan un microclima cálido solo en las primeras semanas de vida. Después de una inmersión, el aire demasiado caliente es completamente inútil. Entonces, inicialmente, el régimen de temperatura debe estar en el rango de + 20 … 22 ° С. Poco a poco, se debe bajar, primero a + 19 ° C.

Inicialmente, las plántulas de tomates (y cualquier otra planta) deben colocarse en un lugar bien iluminado. La ubicación ideal es en el alféizar de la ventana sur. Pero si por alguna razón esto no es posible, es necesario disponer de iluminación adicional. Entonces, si es posible, las plántulas alargadas se pueden reorganizar en un balcón acristalado. Definitivamente hay más luz.

La segunda solución al problema es comprar e instalar fitolámparas especiales. Se pueden comprar en ferreterías o tiendas de semillas. Las Fitolamps deben instalarse de forma que queden a unos 6 cm de la parte superior de las plantas. Si las lámparas son lo suficientemente potentes, las plántulas se pueden dejar incluso en la ventana norte.

Fertilización adicional

Si las plántulas se estiran, el crecimiento debe detenerse de inmediato. Esto se puede hacer fácilmente en casa. Lo primero que debe hacer es introducir el aderezo superior. En este caso, es mejor rechazar los fertilizantes que contienen nitrógeno, ya que el nitrógeno es un poderoso estimulante del crecimiento. Las plántulas producen poderosos minerales como el potasio y el fósforo. Son ellos los que necesitan ser introducidos en el suelo. Puede alimentar el grosor del tronco con la ayuda de cenizas (1 cucharada por cada 200 ml de agua).

Puede llevar a cabo el procesamiento utilizando estimulantes de crecimiento conocidos. Para plántulas de tomate, la herramienta Atleta es muy adecuada. Necesita ser procesado dos veces:

READ
Rábano picante, recetas con fotos en: 12 recetas

con el crecimiento del cuarto foliolo;

de nuevo dos semanas después del primer tratamiento.

Es de destacar que el medicamento se inyecta debajo de la raíz, ya que las manchas comenzarán a aparecer en las plantas cuando se rocíen. Dichos métodos de estimulación son adecuados tanto para el retraso del crecimiento como para el engrosamiento del tallo.

riego

Por supuesto, el crecimiento de las plántulas depende directamente del riego. Ciertas reglas también se aplican en este punto. Inicialmente, las semillas y los primeros brotes se riegan con agua tibia una vez por semana. Luego, el riego debe aumentarse hasta 2-3 veces por semana. Se debe regar con agua tibia, que primero se debe defender en un recipiente. Es de destacar que el riego con agua fría primero provocará la pudrición del sistema de raíces y luego de toda la planta.

Con poco riego, las plántulas se secarán y quedarán fofas. El riego frecuente también es perjudicial. En general, la forma más fácil de determinar la necesidad de riego es centrarse en el estado del coma terrestre. Si visualmente y al tacto el suelo está húmedo y las hojas se ven caídas, en ningún caso debe regar las plántulas.

Es importante ajustar oportunamente la abundancia de riego para no inundar las plantas. Si esto ya sucedió, entonces, por un corto tiempo, debe poner las plántulas bajo la influencia de la luz solar directa.

Si la tierra está seca, entonces esta tampoco es la norma. En este estado, el sistema de raíces no puede desarrollarse y funcionar normalmente. Por lo tanto, toda la planta sufrirá. Si el suelo está demasiado seco, humedézcalo inmediatamente.

Selecciones

Después de la germinación, las plántulas necesitarán mucha luz y nutrición para un mayor desarrollo. Es por eso que es necesario hacer una selección de manera oportuna. En palabras simples, se requiere plantar plantas de un contenedor común en macetas o frascos separados.

Este proceso es simple, pero debe abordarse de manera responsable, ya que el destino posterior de las plántulas depende de la calidad. Necesitas prepararte:

macetas (puedes usar turbas especiales);

agua sedimentada, que se destina al riego.

Los recipientes preparados deben llenarse hasta la mitad con tierra nutritiva. Del contenedor total, debe quitar cuidadosamente las plantas una a la vez. Si es necesario, con unas tijeras, puede acortar el sistema de raíces. Cada plántula debe plantarse en una maceta separada con tierra, rociarse con tierra en la raíz y regar. La profundización en el suelo no debe exceder los 1,5 cm.

El trasplante debe hacerse cuando aparecen las primeras hojas verdaderas.

Puede sumergir las plántulas una vez, y solo luego plantarlas en un invernadero o campo abierto. Pero los jardineros experimentados prefieren no ahorrar tiempo y hacer selecciones múltiples. Tal recolección se lleva a cabo en varias etapas.

Cuando aparecen las primeras hojas verdaderas, es necesario hacer la primera selección.

Cuando aparecen los dos primeros pares de hojas verdaderas, es necesario sumergir las plántulas por primera vez. La profundización en este caso debe hacerse a las hojas de cotiledón.

La tercera vez, el procedimiento debe repetirse después de 3 semanas. En este caso, la profundización en el suelo se lleva a cabo hasta las primeras hojas verdaderas.

La recolección repetida da la clave para el desarrollo de un sistema radicular fuerte. Y también está la formación de brotes.

Si se han probado todos los métodos, pero las plántulas aún están estiradas, no debe molestarse. Tales plántulas también se pueden plantar en un invernadero o campo abierto, solo se deberán observar una serie de condiciones.

Las plántulas alargadas se transfieren a campo abierto o a un invernadero en un momento determinado.

Si el aterrizaje se lleva a cabo en suelo de invernadero, es mejor hacerlo durante el intervalo de tiempo del 1 al 15 de mayo.

Al trasplantar a un invernadero, debe realizar el procedimiento un poco más tarde, desde mediados hasta finales de mayo.

Las plántulas alargadas se transfieren a campo abierto ya en junio, del 5 al 20 (puede ser un poco antes si las condiciones climáticas lo permiten).

Para que las plántulas alargadas se vuelvan un poco más fuertes, deben endurecerse. Unos días antes del aterrizaje previsto, deben sacarse a la calle. Por primera vez no más de 3 horas. Con el tiempo, la exposición al aire fresco aumenta gradualmente a 7-8 horas. Si las plántulas están en el balcón, no es necesario sacarlas afuera. Es suficiente abrir las ventanas del balcón durante el tiempo designado para endurecer las plántulas.

READ
ÚTERO BOROVAYA - propiedades medicinales y contraindicaciones, revisiones

2 días antes de transferir las plántulas a un invernadero o campo abierto, es necesario quitarle las hojas inferiores. Esto debe hacerse con cuidado, especialmente si las plantas tienen troncos delgados.

Cuando las plántulas hayan pasado todas las medidas preparatorias necesarias, se pueden transferir a la parcela de suelo seleccionada. Es necesario preparar hoyos, agua tibia para riego y trasplantar plántulas.

Al principio, las plantas deben protegerse de la luz solar directa. Como material de cobertura, es mejor usar spunbond.

Меры профилактики

Existen muchos métodos para detener el crecimiento excesivo de las plántulas, pero es mucho más fácil llevar a cabo medidas preventivas de alta calidad que lidiar con las consecuencias de un cuidado inadecuado más adelante. Hay una serie de medidas que se pueden tomar no solo para evitar que las plántulas se estiren, sino también para mantenerlas en buenas condiciones. El factor más importante, que en ningún caso debe desviarse, es la implementación del cuidado adecuado y el cumplimiento de las condiciones óptimas de crecimiento.

Inicialmente (incluso antes de los primeros brotes) es necesario proporcionar suficiente iluminación. Si el alféizar de la ventana es angosto o está ubicado en el lado norte, la luz natural no será suficiente. Por la mañana y por la noche, así como con tiempo nublado, se recomienda el uso de fitolámparas. La duración de las horas de luz en condiciones naturales es de 12 a 15 horas. No debemos olvidar que las plántulas también necesitan el momento de oscuridad del día, por lo que no debes dejar las fitolámparas encendidas toda la noche, ya que esto también puede causar problemas a las plántulas. Si no quiere usar fitolámparas, puede hacer tiras reflectantes caseras con papel de aluminio o aislamiento.

El riego debe ser controlado. Es necesario controlar la temperatura del agua que se utiliza para este fin. La temperatura óptima es +20°C. Debe tener un conjunto de características importantes: suave, asentado, limpio. Antes de que aparezcan los primeros brotes, se debe regar con una botella de spray. Luego puede usar una jeringa para no dañar las plántulas jóvenes. La mejor manera de controlar la humedad del suelo es visualmente o al tacto. Si la capa superior del suelo ya está lo suficientemente seca, entonces es hora de otro riego.

Es necesario mantener la temperatura óptima del aire en la habitación. Idealmente, las temperaturas diurnas y nocturnas deben ser diferentes. Durante el día, el aire es más cálido y por la noche es varios grados más frío.

Las fechas de siembra deben ser respetadas. En la mayoría de los casos, se explican claramente en los paquetes de semillas. Los tomates (según la variedad) se deben sembrar a finales de febrero o principios de marzo.

Al sembrar, debe mantener una distancia entre las semillas de 2-3 cm. Las plántulas demasiado frecuentes en el futuro serán mucho más difíciles de bucear. Además, las plántulas no tendrán suficiente nutrición, y este ya es el primer paso hacia el estiramiento.

Es importante observar el momento de la selección. No se recomienda plantar plántulas demasiado pequeñas ni demasiado grandes.

Si planeas introducir top dressing, entonces debe hacerlo correctamente, evitando el uso de fertilizantes que contengan nitrógeno.

Para que las plántulas no se estiren, basta con proporcionarles las condiciones óptimas para el crecimiento. No deben retirarse hasta que las plántulas se transfieran al invernadero o campo abierto.

Si las plántulas comenzaron a estirarse, entonces es necesario tratar este fenómeno en una etapa muy temprana. Cuando las plántulas ya hayan crecido demasiado, será bastante difícil corregirlas. Cuando esto sucedió, y es difícil corregir la situación, es necesario plantar plántulas en este estado. Pero incluso aquí es necesario seguir estrictamente las reglas requeridas. Solo en este caso, las plántulas estiradas podrán fortalecerse en el suelo, desarrollarse adecuadamente y en el futuro dar una buena cosecha de tomates.

¿Qué hacer si las plántulas de tomate se estiran?

Arrancar plántulas de tomate es casi siempre el resultado de errores cometidos por el jardinero en el proceso de cultivo de plántulas. En la mayoría de los casos, este problema lo enfrentan los cultivadores de hortalizas sin experiencia que descuidan la tecnología agrícola y las recomendaciones para el cuidado de los tomates jóvenes. Considere en el artículo qué hacer si las plántulas de tomate se estiran y los tallos se han vuelto largos y delgados.

READ
Cómo secar pimientos picantes para el invierno en casa: métodos, consejos, video

¿Por qué crecen las plántulas?

Arrancar plántulas es el proceso de su rápido crecimiento en longitud, acompañado simultáneamente por el debilitamiento y adelgazamiento de los tallos, lo que ralentiza la formación y el desarrollo de hojas verdaderas y el deterioro en el desarrollo del sistema de raíces. Para hacer frente a este problema, según los productores de hortalizas experimentados, es posible en cualquier etapa del cultivo de tomates. Sin embargo, en las etapas iniciales, es más fácil eliminar las plántulas, por lo que no se recomienda dudar en resolver este problema cuando ocurra.

Las razones más comunes para arrancar plántulas de tomate son:

  • falta de iluminación;
  • desnutrición, cultivo de tomates en suelos infértiles y agotados;
  • engrosamiento de las plantas;
  • violación / incumplimiento del horario y volumen de riego correctos;
  • temperatura inadecuada.

Con la falta de iluminación, las plantas jóvenes de casi todos los cultivos de flores y hortícolas conocidos (incluidos los tomates) comienzan a estirarse rápidamente hacia arriba, lo que conduce a un debilitamiento de su salud y un deterioro de su condición física. Esta característica de las plantas se debe a su necesidad natural de luz solar, en la que se lleva a cabo la fotosíntesis, proceso que incide directamente en el desarrollo de la parte aérea de los cultivos. En un esfuerzo por compensar la falta de luz, las plantas comienzan a estirarse fuertemente hacia arriba, lo que agota rápidamente sus recursos vitales.

La falta de nutrientes en el suelo es otra razón para estirar las plántulas de tomate. Se sabe que solo al consumir la cantidad requerida de macro y microelementos del suelo, las plántulas pueden aumentar activamente tanto la masa verde (vegetativa) como la de raíces. Con una deficiencia nutricional, los tomates jóvenes continúan creciendo y se estiran, pero el ritmo de su desarrollo se ralentiza notablemente y las plantas mismas adquieren una apariencia enfermiza y frágil.

Además de los errores comunes de los jardineros novatos son siembra excesivamente densa de semillas y mayor negligencia en el adelgazamiento de las plántulas de tomate. En este caso, las raíces de las plántulas crecidas comienzan a entrelazarse estrechamente entre sí, lo que impide la distribución uniforme de la humedad y la recepción de nutrientes del suelo.

Además, las plantaciones demasiado densas, que se sombrean entre sí, siempre conllevan una falta de luz suficiente para las plantas, lo que inevitablemente hace que sus tallos se estiren y adelgacen.

La extracción de plántulas también puede ocurrir si no se siguen las recomendaciones para regar los tomates jóvenes cultivados en el hogar.. Los cultivadores de hortalizas sin experiencia pueden no ser conscientes de que la causa principal del problema (estiramiento) en este caso radica en las características del suelo: puede estar demasiado suelto, aireado, rápidamente permeable a la humedad, tanto que las raíces de las plántulas no tiene tiempo para absorberlo completamente en el momento del riego.

Con riegos raros y no abundantes, las plantas intentan absorber la humedad contenida en el aire. En la mayoría de los casos, esto también da como resultado el estiramiento de las plántulas cultivadas en condiciones de una habitación calurosa (por ejemplo, en una habitación seca sin ventilación o en una habitación con radiadores en funcionamiento). Al mismo tiempo, vale la pena recordar que el riego excesivo no es menos dañino para las plántulas de tomate. Una cantidad excesiva de humedad en el suelo y el aire generalmente conduce a un debilitamiento de la salud de las plantas, al desarrollo de diversas enfermedades fúngicas en ellas, con mayor frecuencia la pierna negra (raíz o pudrición de la raíz).

La temperatura elevada del aire en la habitación donde se cultivan las plántulas de tomate también se considera uno de los factores que provocan que las plántulas se estiren. Por lo general, este problema lo enfrentan los productores de hortalizas que cultivan plántulas en apartamentos urbanos con calefacción, en los que no hay forma de regular de forma independiente la temperatura del aire en las habitaciones.

Muy a menudo, en este caso, las plántulas de tomate comienzan a estirarse al alcanzar la norma permisible de + 20 ° C y más.

Que hacer

Antes de hacer cualquier cosa con las plántulas de tomate frágiles estiradas, es necesario establecer correcta y oportunamente la causa del problema. En algunos casos, puede haber varias razones para arrancar tomates jóvenes a la vez. Las siguientes son las principales formas de eliminar o ralentizar la extracción de plántulas de tomate.

READ
Cherry Volochaevka: descripción y características de la variedad, características de plantación, cuidado, poda y reproducción.

Cambiar iluminación

Para ralentizar y detener el rápido estiramiento de las plántulas de tomate, los cultivadores de hortalizas experimentados recomiendan, en primer lugar, revisar y mejorar sus condiciones de iluminación. Para un crecimiento y desarrollo completos, las plantas jóvenes requieren abundante luz solar suave (dispersa) durante 12 a 14 horas al día.. Compensar la falta de luz natural en este caso permitirá el uso de fitolámparas, fuentes de luz artificial, cuyas ondas están adaptadas específicamente para el desarrollo de plántulas de verano.

En algunos casos, el problema de arrancar plántulas de tomates se resuelve con una acción simple: mover mascotas verdes a una ventana más iluminada. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la luz solar directa es dañina para las plántulas tiernas, por lo que es recomendable pegar con anticipación los cristales de las ventanas en la ubicación de los contenedores con plántulas con papel delgado y liviano.

Feed

Una de las mejores maneras de aumentar significativamente la masa vegetativa de los tomates jóvenes y al mismo tiempo detener su crecimiento en longitud es nutrición compleja. Al comienzo de su desarrollo, las plántulas necesitan fertilizantes que contengan nitrógeno que estimulen el desarrollo del sistema de raíces y el crecimiento de la masa verde (parte aérea). Se recomienda alimentar las plántulas jóvenes con dichos fertilizantes inmediatamente después de la formación de 2-3 hojas verdaderas (generalmente se forman 2-3 semanas después de que todas las plántulas hayan brotado). De la mejor manera para los primeros aliños, preparaciones complejas como “Fertika Lux” y “Agricola”.

Después de la primera y segunda fertilización con fertilizantes que contienen nitrógeno, las plántulas de tomate se fertilizan con preparaciones de potasio y fósforo. Te permiten fortalecer las plantas débiles y al mismo tiempo estimularlas para que florezcan pronto. Es importante tener en cuenta que el último aderezo casero de las plántulas de tomate se lleva a cabo 1-2 semanas antes de plantar en un invernadero o campo abierto. La misma condición se aplica al período previo a la inmersión.

hacer una elección

Recoger tomates en crecimiento es un procedimiento que consiste en plantarlos de un recipiente común en recipientes separados (macetas, tazas). En algunos casos, le permite corregir mejor la situación con plántulas alargadas, porque después de la recolección, las plantas jóvenes detienen su crecimiento y gastan la mayor parte de su energía en desarrollar un nuevo espacio en la maceta con sus raíces. Como resultado de este proceso, el sistema de raíces de los tomates comienza a desarrollarse más activamente y la parte aérea se ralentiza ligeramente en el crecimiento. Los horticultores experimentados aconsejan recolectar por transbordo (junto con un terrón de tierra en las raíces), ya que se considera el menos doloroso y traumático para las plantas.

Previamente, unas horas, y preferiblemente un día antes del procedimiento, es recomendable rociar las plántulas con agentes que faciliten su posterior adaptación a las nuevas condiciones – “Epin” o “Zircon”. Los mismos medicamentos se usan a menudo para engrosar los tallos de las plántulas demasiado alargadas.

Cabe señalar que, al recoger, las plantas jóvenes deben profundizarse para que la superficie del suelo en la maceta no alcance ligeramente las hojas del cotiledón (las primeras). Esto permitirá que los tallos de las plántulas adquieran el grosor deseado, se fortalezcan y desarrollen raíces laterales adicionales.

Cambiar riego

Arrancar tomates jóvenes también puede ser el resultado de un riego demasiado frecuente o, por el contrario, pobre y raro. Los jardineros experimentados recomiendan regar las plántulas de tomate a medida que se seca la capa superior del suelo. Al mismo tiempo, no se debe permitir el secado ni el encharcamiento del coma terrestre.

Con falta de humedad, una planta joven se esforzará por extraer una pequeña parte del aire, como resultado de lo cual su tallo comenzará a aumentar rápidamente de longitud. Con un exceso de humedad en el suelo, la plántula de tomate también se estirará en altura, debido a la descomposición y la muerte gradual de las raíces. En este caso, arrancar las plántulas casi siempre va acompañado del desarrollo de una pata negra, una peligrosa enfermedad fúngica que causa la muerte de las plantas.

READ
Fresas Ampel: foto de plantación, cultivo y cuidado.

Es importante señalar que la calidad del agua utilizada para el riego es de particular importancia.. Entonces, para este procedimiento es necesario usar solo agua sedimentada a temperatura ambiente. El riego en sí se realiza con cuidado debajo de la raíz de la planta, tratando de no caer sobre las hojas. El mejor momento es por la mañana o por la noche. No es deseable regar las plántulas de tomates a la altura del día, cuando el sol está más activo. Está terminantemente prohibido regar las plantas jóvenes con agua fría y sin sedimentar.

Cambiar la temperatura

Detener el crecimiento activo de los tomates en longitud también permitirá un cambio en la temperatura del aire en la habitación.. Para este propósito, se recomienda mover las plantas cultivadas a un balcón acristalado o a un invernadero con calefacción moderada. Una gran ventaja de esta simple manipulación es que las plantas, después de haber experimentado un poco de estrés después de un cambio en las condiciones de temperatura, no solo ralentizarán su crecimiento, sino que también comenzarán a adaptarse a los cambios de temperatura. En el futuro, se pueden plantar sin miedo tanto en invernaderos sin calefacción como en campo abierto.

Cabe señalar que el cultivo de plántulas de tomate a bajas temperaturas solo está permitido en un umbral mínimo de 15-17°C. A temperaturas más bajas, las plantas no solo pueden detener su crecimiento, sino también debilitarse e incluso morir.

¿Cómo evitar arrancar las plántulas de tomate?

La mejor medida para evitar arrancar plántulas de tomate – observancia de la tecnología agrícola para su cultivo. Las semillas deben sembrarse estrictamente en el momento recomendado para una región en particular, teniendo en cuenta las condiciones climáticas y meteorológicas. Inmediatamente después de sembrar las semillas, es necesario colocar el recipiente en un lugar cálido, oscuro y húmedo, habiendo tapado previamente el recipiente con film o vidrio. Después de la germinación, se debe quitar la película o la cubierta de vidrio y colocar el recipiente con las plántulas en un lugar cálido e iluminado, después de tomar medidas para protegerlo de la luz solar directa.

2-3 semanas después de la germinación, las plántulas deben alimentarse con fertilizantes que contengan nitrógeno por primera vez. Es recomendable volver a alimentar con el mismo aderezo 10-14 días después del primero. Después de 1,5-2 semanas, se recomienda cambiar a aderezos superiores que contengan fósforo y potasio. También se obtienen excelentes resultados con el aderezo intergráfico con remedios caseros, por ejemplo, infusión de ceniza de madera o cáscaras de plátano. Junto con el aderezo, no te olvides de uso periódico de reguladores del crecimiento de las plantas – “Atleta”, “Epin”.

Con falta de iluminación (por ejemplo, si las plántulas de tomate se cultivan en una habitación oscura o con poca luz), se recomienda el uso de fitolámparas. También es posible aumentar la iluminación de la habitación durante el día con la ayuda de espejos comunes y láminas de alimentos comunes fijadas en piezas de cartón. Tales medios improvisados ​​​​reflejan bien la luz natural y no dañan las plantas. Estas estructuras se instalan cerca de contenedores con plántulas, controlando la fuerza del flujo de luz reflejada.

Durante el cultivo de plántulas, es necesario controlar la temperatura y la humedad del aire en la habitación. Es altamente indeseable permitir que la temperatura en la habitación exceda el umbral de + 20 ° C durante mucho tiempo. El descuido de esta condición conducirá inevitablemente al estiramiento de las plántulas.

Para que las plantas jóvenes reciban una cierta cantidad de humedad del aire y al mismo tiempo se sientan cómodas, es recomendable colocar cerca de ellas un recipiente de agua ancho y poco profundo. Al evaporarse, la humedad saturará el aire, creando un microclima óptimo para las plántulas en la habitación.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: