Cuidado adecuado del aloe vera en casa. Tipos, plantación y cuidado | vida de campo

Cuidado adecuado del aloe vera en casa. Tipos, plantación y cuidado.

Cuidado adecuado del aloe vera en casa. Tipos, plantación y cuidado.

Al elegir una ubicación, se debe tener en cuenta el hecho de que el aloe es una planta fotófila. Al mismo tiempo, no se debe permitir la luz solar directa. Los especímenes jóvenes se acostumbran gradualmente a la luz brillante. El lado sur del apartamento es el más adecuado. En invierno se puede utilizar iluminación artificial. En la estación cálida, la flor definitivamente debe sacarse al balcón: el aire fresco fortalecerá el tronco y las hojas. Con el inicio del clima frío, la suculenta comienza un período de latencia. En este momento, debe transferirse a una habitación fresca y mantenerse a una temperatura del aire de + 14 ° C.

El cuidado del aloe en el hogar incluye un riego adecuado; esto es quizás lo más importante para cultivar una flor. El aloe vera necesita un riego moderado a medida que la capa superior del suelo se seca. En verano, puede regar 2 veces a la semana, en invierno, 3 veces al mes. Asegúrese de drenar el agua de la sartén para evitar el estancamiento de la humedad en las raíces. Al regar, se debe tener cuidado para asegurarse de que las gotas no caigan sobre la roseta de hojas. El agua debe estar separada y a temperatura ambiente.

El aloe vera no necesita pulverización. Basta con limpiar las hojas del polvo una vez al mes con un paño húmedo.

Planta de interior aloe vera cuidado y reproducción. Cuidado del aloe vera en casa

Por primera vez, se encontró aloe vera en África. Se considera una de las flores de interior más comunes en la tierra. El aloe vera se cultiva en casa como planta ornamental o con fines medicinales. La planta es considerada un médico casero, ya que debido a sus propiedades curativas, puede tratar o prevenir muchas enfermedades. Cuidarlo es simple: solo necesita proporcionar las condiciones adecuadas.

Características de cuidado

Cuidar el aloe vera no es difícil. Proporcionarle mucha luz se considera obligatorio, lo cual es necesario para el crecimiento y la vida normales. Al elegir un lugar brillante para una flor, complacerá la vista durante mucho tiempo y le dará propiedades útiles. Con respecto al riego, la planta no tiene pretensiones, por lo que es un placer cuidarla, puede dejarla sin agua durante una semana de manera segura e irse de vacaciones.

Al cuidar el aloe vera, debe prestar atención a algunos puntos más:

Mantener la temperatura requerida, ya que la planta proviene de países cálidos;

Maceta correctamente seleccionada, teniendo en cuenta el tamaño de la flor;

Selección del suelo apropiado;

Adición regular de fertilizantes para un buen crecimiento.

Conociendo las reglas básicas de cuidado, la flor crecerá fuerte, hermosa y deleitará a los propietarios con una floración inusual.

iluminación

El aloe requiere buena iluminación durante todo el año. La luz debe ser natural, soleada. El aloe en casa debe dejarse en los alféizares de las ventanas, y en verano es mejor llevar la maceta al balcón. Los más favorables para la colocación son los lados este y oeste de las instalaciones.

La luz solar demasiado brillante está contraindicada. Existe el riesgo de quemaduras solares, que se manifiestan como manchas marrones o amarillas. Está prohibido usar lámparas especiales, ya que pueden provocar enfermedades.

RЈRґRѕR ± SЂRμRЅReRμ

Si el suelo se ha seleccionado correctamente y se siguen todas las reglas para el cuidado de la planta, no es necesario agregar fertilizantes. Solo deben usarse si la flor es de crecimiento lento o tiene alguna enfermedad.

Los fertilizantes orgánicos se consideran los más adecuados para el aloe vera. Se recomienda añadirlos en primavera una vez al mes. Puede elegir fertilizantes universales o complejos para plantas de interior. Antes de usar, lea atentamente las instrucciones. Se recomienda añadir media dosis única de fertilizante.

riego

Un punto importante de cuidado es el riego. Depende del tamaño de la flor y de la estación. En verano, la planta debe regarse abundantemente, con una frecuencia de 2-3 veces por semana. En invierno, durante un período de crecimiento lento, se debe agregar agua solo después de que la tierra se haya secado por completo. Puede agregar agua a la sartén y luego la flor tomará exactamente la cantidad de agua que necesita.

Requisitos básicos para el agua para regar y cuidar una flor:

el agua no debe ser dura, es recomendable usar agua de manantial, y no del grifo;

antes de regar, el agua debe defenderse por un día;

el agua no debe estar demasiado fría o caliente, la temperatura óptima del agua para el riego es de + 18-22 grados.

Para evitar inundar la planta, se debe cultivar en una maceta con orificios de drenaje (a través de ellos saldrá el exceso de humedad). Se debe agregar arcilla expandida al fondo de la maceta. Antes de regar la planta, se recomienda verter el agua de la cubeta o agua después de que la planta haya absorbido toda el agua.

Trasplante

La planta crece bastante rápido. Por lo tanto, tendrá que cambiar las macetas y la tierra con frecuencia. La maceta debe elegirse con cuidado. Se recomienda elegir una maceta de cerámica, que necesariamente tendrá varios orificios de drenaje y una bandeja. El diámetro de la maceta debe ser unos centímetros mayor que el anterior.

READ
Cultivo de gerberas a partir de semillas en casa (15 fotos): cómo cultivar una gerbera Jameson, plantar y sembrar plántulas

Después de elegir una maceta para trasplantar, se debe prestar especial atención al suelo. Se recomienda cultivar aloe vera en un sustrato universal para flores de hogar. Puedes hacer tu propia tierra. Los componentes obligatorios de dicha tierra deben ser:

Si se decidió crear de forma independiente el suelo necesario, el cuidado futuro deberá incluir la adición obligatoria de fertilizantes orgánicos.

Condiciones adversas

Para cuidar adecuadamente la planta, es necesario conocer las características del hábitat natural de la flor. En ausencia de tales conocimientos y cuando la planta se coloca en condiciones adversas sin los cuidados adecuados, es posible que se produzca la aparición de muchas enfermedades hasta la muerte de la planta.

Principales condiciones adversas:

Una maceta que no coincide con el tamaño del follaje y la raíz;

Suelo sin componentes vitales;

Riego demasiado frecuente o poco frecuente;

Estar en un borrador.

Si las hojas de la planta comienzan a caerse y se vuelven marrones o anaranjadas, la causa del problema es el riego abundante. La solución al problema en este caso es cambiar las condiciones, para reducir la cantidad de riego. La tierra debe estar completamente seca.

La iluminación tenue puede atrofiarse. En este caso, debe mover la maceta al aire libre (balcón o calle, si una persona vive en una casa privada). Si no hay forma de cambiar las condiciones adversas, el cuidado de las plantas debe ser minucioso.

Si el suelo no contiene uno o más componentes importantes, las condiciones para el desarrollo normal se vuelven desfavorables. Es necesario controlar cuidadosamente la composición del suelo.

Cuando una planta se cultiva con fines medicinales, la adición de fertilizantes no debe incluirse en el cuidado. La composición química de los apósitos afecta negativamente a las propiedades curativas.

Video Aloe – consejos de cuidado y trasplante

Reproducción del cuidado de la planta de Aloe Vera. Características del cultivo y propagación del aloe vera.

El aloe vera es un invitado frecuente en los alféizares de las ventanas de las casas. La gente lo usa activamente y la capacidad de desinfectar el aire. El cultivo consiste en la implementación correcta y oportuna de los procedimientos de cuidado y reproducción, así como el mantenimiento de condiciones favorables para su desarrollo. Los floricultores dan algunos consejos sobre estos temas, con fotos y

características de la planta. Conceptos básicos del cultivo en casa.

La planta de aloe vera y sus propiedades fueron apreciadas por personas incluso antes de nuestra era. Su área de distribución original es la parte central de África y la isla de Madagascar. Hoy en día, el aloe se ha extendido por todo el mundo. Esto no es sorprendente, porque la suculenta no tiene pretensiones en términos de composición del suelo y casi no es caprichosa en términos de cuidado. En casa, crece incluso sobre ceniza volcánica, así como sobre rocas y piedras, arena del desierto, matorrales.

En la naturaleza, el aloe vera crece hasta 3 m.La gente ha cultivado una planta herbácea y se cultiva en plantaciones para su recolección con fines medicinales. La flor parece un cactus. Tiene hojas oblongas carnosas con dientes a lo largo del borde.

Aloe vera – una planta con propiedades curativas

Florece con flores tubulares recogidas en un pincel. En el entorno natural, cada 2 o 3 estaciones, en una habitación, con mucha menos frecuencia: una vez cada 10 o 20 años, generalmente en primavera o verano. Después de la floración, aparecen cajas de semillas en los tallos, pero rara vez maduran en el interior. El cuidado adecuado de este cultivo herbáceo es:

  • proporcionar un nivel suficiente de iluminación;
  • mantener un régimen de temperatura favorable;
  • riego y alimentación regulares.

Cómo plantar y trasplantar aloe

Es fácil encontrar una flor a la venta. Solo recuerda que en las tiendas especializadas lo más probable es que te vendan aloe en un bote pequeño. Así que necesita un trasplante. Es fácil determinar si una planta está apretada en una maceta por su apariencia:

  • las hojas han crecido más de 2 veces en comparación con el diámetro de la maceta;
  • el aloe deja de crecer;
  • en el contenedor hay un cepellón estrechamente tejido, la tierra en la que es casi invisible.

¡Atención! El aloe vera crece rápidamente, por lo que debe trasplantarse a una maceta más grande al menos una vez cada 2 años.

La planta generalmente se planta en una maceta normal. Preferiblemente ancho, pero poco profundo. Es bueno si es de cerámica, porque la arcilla tiende a quitar el exceso de humedad. Equipe una capa de drenaje de al menos 2 cm de espesor en la parte inferior, esto evitará la acumulación y el estancamiento de agua en la raíz.

Trasplante de aloe joven

Antes de usar, la olla debe estar preparada:

  1. Lave el recipiente con agua hervida enfriada y jabonosa.
  2. Hornear en el horno para la desinfección. Solo relevante para la cerámica. En el caso de plástico, la olla se lava con agua caliente jabonosa.
  3. También es recomendable remojar la maceta de cerámica durante una hora en una solución de superfosfato.

Consejo. El aloe vera es inestable y puede caer fácilmente de costado en un mal aterrizaje. Los floristas arreglan la suculenta, fijándola con 2-3 guijarros en el punto de salida de la parte aérea.

READ
Cómo cultivar la tierra de un gusano de alambre en el otoño: fondos, términos, reseñas y videos.

La mezcla de cactus comprada en la tienda funciona bien como tierra para el aloe vera. Puedes preparar el sustrato tú mismo mezclando un 30 % de césped y tierra frondosa y un 15 % de arena gruesa y humus. El suelo se puede enriquecer con carbón vegetal. Pero la turba no es deseable, porque su tarea es hacer un suelo ligeramente ácido. La tierra debe renovarse completamente en cada trasplante.

Los matices de elegir un lugar e iluminación para el aloe vera.

Una planta de interior necesita mucha luz en cualquier época del año. La ubicación óptima en el apartamento es en el lado sur o sureste. Pero no lo exponga inmediatamente a la luz solar directa, de lo contrario, las hojas se quemarán. El aloe joven se acostumbra a este modo de iluminación gradualmente. Alterna sesiones cortas de sol con gasas, tules o cualquier otro material filtrante. Cada primavera, es mejor repetir el procedimiento para adaptarse al sol brillante: durante el invierno, la planta puede alejarse de la luz intensa y agresiva.

Consejo. En invierno, es deseable organizar iluminación artificial adicional. Con luz insuficiente, el arbusto comenzará a estirarse.

A pesar del estado de la habitación en el carril central, al aloe vera le encanta el aire fresco. Por lo tanto, en el verano, los cultivadores de flores recomiendan llevarlo a una logia o balcón y colocarlo junto a una ventana abierta. La suculenta también recibirá una porción de luz ultravioleta del sol, que no pasa a través del vidrio de una ventana común. En otoño, una planta que ha crecido más fuerte y llena de jugo te encantará.

El aloe no tiene pretensiones para las condiciones.

Condiciones climáticas óptimas. Alimentación y riego de aloe vera

Esta suculenta es poco exigente con la temperatura. Crece en condiciones de alta humedad y en una atmósfera seca, con mucho calor y frío, es decir, en el clima de la mayoría de las viviendas. Lo principal es no pasar mucho frío. Si mueve la planta al balcón en el verano, asegúrese de que no esté en una corriente de aire y que no llueva sobre ella. A fines del otoño, es recomendable encontrar una habitación fresca para el aloe. A + 14 … 15 ° С, la suculenta soportará idealmente el invierno.

El riego de aloe vera debe ser moderado. Mantenga la capa superior de la tierra ligeramente húmeda. En invierno, la cantidad de agua se reduce a la mitad. Es importante que en el proceso de riego no caiga sobre la planta, ya que esto provocará la pudrición de la masa verde. Agua debajo de la raíz.

Consejo. Fertiliza con aloe vera cuando la suculenta esté en su fase de crecimiento activo, de marzo a octubre. Aplicar suplementos minerales líquidos. Tráelos 2 veces al mes.

Cómo se propaga el Aloe Vera

En casa, esto es posible de varias maneras:

  1. Con la ayuda de procesos-esquejes que crecen desde la raíz o el tronco. Córtelos con un cuchillo esterilizado y colóquelos en agua limpia. Después de un tiempo, los esquejes desarrollarán raíces. Después de eso, se pueden enraizar de forma segura en el suelo. El método es relevante solo en primavera o verano.
  2. Con la ayuda de una hoja. Corta la placa de la hoja y colócala en agua. Pasado un tiempo en que eche pequeñas raíces, sacarla y dejarla secar durante una semana. Profundice la plántula en 3-4 cm Al principio, riegue la planta con cuidado para que las raíces no se pudran en un suelo demasiado húmedo.

Reproducción de aloe con una hoja.

Cultivar aloe vera en interiores es fácil. Casi todos los procedimientos suculentos se necesitan solo en primavera y verano. El resto del tiempo, la planta está bastante satisfecha con las condiciones y cuidados mínimos.

Cuidado de la planta de aloe vera. Atención integral

Organizar una suculenta atención adecuada en el hogar no es nada difícil. Sin embargo, todavía hay algunos matices:

  • El suelo seleccionado adecuadamente es el 80 por ciento del éxito en el cultivo de aloe vera. El origen africano de la flor deja su huella. El aloe prefiere suelos sueltos, escasos y bien drenados. Se puede plantar una planta adulta en mezclas preparadas de sustratos para cactus. Si la oportunidad lo permite, es mejor crear una mezcla especial usted mismo. Como en el caso de las plántulas jóvenes, es adecuada una mezcla de humus con arena y una pequeña cantidad de tierra negra. Pero para una planta adulta, se puede aumentar la proporción de arena.

No se recomienda trasplantar aloe en suelos arcillosos. La arcilla seca une las delicadas raíces de la flor y comienza a desvanecerse.

  • Prácticamente no es necesario alimentar especialmente este arbusto. Puedes fertilizarlo solo en verano, durante el período de crecimiento, una vez al mes con fertilizantes minerales especiales para cactus. Puede alimentar solo después de un buen riego. Y después de trasplantar a un suelo nuevo, el primer aderezo se puede realizar solo después de seis meses.
  • Aunque la humedad se considera dadora de vida, para el aloe puede ser la causa de la muerte. Como todas las suculentas, el aloe vera necesita un riego abundante pero poco frecuente. Es necesario humedecer el suelo solo después del secado completo con agua sedimentada a temperatura ambiente. En verano, la frecuencia de riego puede alcanzar 1 vez por semana, en invierno, cuando comienza el período de latencia, 1 riego por mes es suficiente.
  • Para un crecimiento activo, la flor necesita buena iluminación durante todo el año, pero la exposición prolongada a la luz solar directa sobre la planta puede causar quemaduras en las hojas. Lo óptimo para crecer será el alféizar de la ventana occidental u oriental.
  • El aloe crece rápidamente, por lo que la planta necesita un trasplante casi todos los años. Es mejor “trasladar” la planta a un nuevo lugar de residencia en el verano.
  • El aloe prefiere el aire seco (que no debe confundirse con una atmósfera sofocante). La fumigación es bien tolerada solo en verano. En invierno, debe intentar que el agua no caiga sobre las hojas y no se acumule en los senos paranasales.
  • La temperatura habitual para conservar el aloe es de 18-26°C. En los meses de invierno, cuando comienza el período de latencia en la flor, es conveniente reducir la temperatura al máximo, pero no permitir que la temperatura baje de 10 ° C.
READ
Eliminación del crecimiento excesivo de árboles, cómo deshacerse del crecimiento excesivo de cerezas, ciruelas

¿Qué problemas se tratan con geles de aloe vera?

Gel bebible de aloe vera de LR photo

Los productos elaborados a base de aloe vera han demostrado su eficacia en dietética y medicina deportiva. Beber gel de aloe vera se considera uno de los suplementos dietéticos más comunes.

Hechas del interior de hojas suculentas (materiales vegetales de alta calidad) a través de una purificación especial y un proceso tecnológico único, las bebidas a base de aloe son extremadamente populares entre las personas que llevan un estilo de vida saludable en muchos países del mundo.

Beber gel de aloe vera, cuyas revisiones se pueden encontrar en numerosos foros dedicados a los problemas del tratamiento seguro y la prevención de enfermedades, ayuda a restaurar el cuerpo en condiciones de estrés constante causado por el ritmo de vida moderno, las condiciones ambientales adversas y diversas enfermedades. .

Por ejemplo, los geles bebibles de aloe vera de LR, una empresa alemana con una reputación impecable, son útiles para la prevención y tratamiento de las siguientes patologías que la mayoría de las personas padecen en la actualidad:

  • Enfermedades del sistema digestivo, incluyendo úlcera péptica, gastritis, flatulencia, disbacteriosis, colitis, etc.;
  • Diabetes mellitus, obesidad y otros trastornos metabólicos del organismo;
  • enfermedades dermatológicas, incluyendo acné, eccema, furunculosis, carbunculosis, dermatitis atópica, psoriasis, etc.;
  • Asma bronquial;
  • Procesos inflamatorios en los órganos respiratorios;
  • Alergias de diversos orígenes.

Áloe en casa. Aloe en la casa: signos y propiedades mágicas de la planta.

El aloe es quizás una de las plantas de interior más comunes. Pero pocas personas conocen sus propiedades mágicas y curativas. Se cree que el aloe tiene poderes mágicos protectores y protege la casa de accidentes.

En África, las hojas de esta planta se cuelgan sobre la entrada de la casa para ahuyentar las desgracias y atraer la buena suerte. En el antiguo Egipto, el aloe se consideraba una planta sagrada. Se traía como ofrenda de sacrificio a los dioses. Y en Occidente, el aloe se consideraba un símbolo de amor y fe.

Cómo cuidar el aloe en casa: riego y trasplante adecuados

El aloe es una planta ornamental que tiene hojas muy carnosas y gruesas. Está muy extendida en los países africanos. Sin embargo, todo el mundo lo conoce con el nombre de agave, ya que crece en casi todos los hogares. Muchos están familiarizados con las sorprendentes propiedades curativas de esta planta. Pero como cualquier otro, necesita una nutrición, iluminación y riego adecuados. Por lo tanto, considere las características del aloe vera. ¿Cómo cuidar esta planta única en casa?

iluminación

Cabe señalar de inmediato que esta planta es muy exigente con la luz. Por lo tanto, es mejor ponerlo en el lado soleado. Esto es especialmente cierto en la estación fría. Durante este período, debe mover periódicamente el aloe a los puntos más iluminados del apartamento. Si no hay suficiente luz solar en la habitación, en este caso la planta deberá iluminarse con iluminación artificial.

En época de calor, se recomienda poner aloe en el balcón, o incluso directamente en la calle. En este caso, la planta disfrutará con placer de la luz solar directa. Esta es una de esas plantas que no le teme a la luz del sol. Como sus hojas están llenas de una masa gelatinosa, los rayos del sol no pueden dañar la cáscara dura.

riego

Si hablamos de cómo cuidar el aloe, la descripción en cualquier literatura especializada contendrá información de que no es necesario “regar” esta increíble planta en abundancia y con frecuencia. Además, una vez más, es mejor no regar el aloe que agregar demasiada humedad al suelo.

En la estación fría, la flor se humedece según sea necesario cuando el suelo se seca. Además, se recomienda el uso de aspersores de dispersión para el riego. Con el inicio de la estación cálida, el aloe se riega todos los días. No obstante, el procedimiento se realiza exclusivamente a través del palet. Es decir, el agua no se vierte directamente en las raíces, sino solo en el soporte para macetas. También vale la pena prestar atención al hecho de que se recomienda verter primero agua en la sartén y luego esperar de 20 a 30 minutos. Si queda algo en él, entonces el líquido se drena. En este caso, puede evitar el hecho de que el suelo absorba más humedad de la que necesita.

READ
Cómo cortar correctamente las zanahorias para el almacenamiento durante el invierno: ¿es necesario cortar la parte superior, los métodos y las condiciones de almacenamiento?

Temperatura del contenido

¿Cómo cuidar el aloe? Si hablamos del régimen de temperatura, entonces la flor se coloca mejor en una ventana en el lado sur o este. En este caso, la planta no podrá congelarse y al mismo tiempo recibir la mayor cantidad de luz. Cuando haga frío, asegúrese de colocar la olla en la ventana más cálida. Se debe tener cuidado de no dejar que la temperatura baje demasiado. De lo contrario, el aloe dejará de florecer y desarrollarse. Dado que esta planta se originó en África, esto significa que depende de la luz solar y, por lo tanto, del calor. Sin embargo, la temperatura ambiente de la casa es suficiente para esta flor.

Si hablamos de la temperatura mínima permitida en la habitación, entonces para el aloe en una olla es de +15 grados. No es deseable que baje más. Si la planta comienza a congelarse, el follaje se volverá más letárgico y sin vida.

Si es un invierno frío, en este caso se recomienda en primer lugar aislar las ventanas en las que se encuentran las flores y también asegurarse de que no haya corrientes de aire. En el alféizar de la ventana, puede colocar una lámina de espuma u otro material cálido que le permita organizar una elevación y evitar que la maceta entre en contacto con un alféizar frío. Esto evitará la hipotermia a través de la llamada bola de suelo inferior. Si la planta está muy fría, en este caso las raíces pueden comenzar a pudrirse. Es muy difícil que un centenario se recupere después de esto.

Que tipo de suelo necesitas

El cuidado del aloe en este sentido requiere una cuidadosa atención. Esto también incluye preparar la tierra adecuada. La mayoría de los expertos en este caso recomiendan dar preferencia a las composiciones de suelo ligeramente ácidas. Este suelo ideal para el aloe consiste en tierra turbia y frondosa, humus y arena gruesa de río. Además, no te olvides del drenaje. En este caso, puede usar piedras rotas ordinarias. Y si se realiza un trasplante, antes de este procedimiento es necesario limpiar las raíces de aloe de la tierra vieja y procesarlas con carbón.

Aloe: ¿cómo cuidar y trasplantar?

Si hablamos de las dimensiones de la maceta para trasplantar, se determinan en función del tamaño de la parte de la raíz de la planta. Por lo tanto, antes de realizar cualquier manipulación de trasplante, es necesario determinar el ancho y la longitud del sistema de raíces. La maceta se selecciona de tal manera que las raíces puedan caber libremente en el recipiente. Debe tenerse en cuenta que el agave se desarrolla con bastante rapidez, respectivamente, el sistema de raíces comienza a crecer. Pero esto no significa que deba plantar inmediatamente la planta en una maceta enorme. Es mejor realizar el procedimiento de trasplante con más frecuencia. Entonces el aloe se sentirá mejor y el suelo no se oxidará.

Fertilización adicional

Teniendo en cuenta cómo cuidar el aloe, no se debe perder este importante paso. Como cualquier otra planta que esté en la habitación, el agave también necesita ser alimentado periódicamente. Es importante considerar que solo se fertilizan plantas sanas. Si el aloe está enfermo, primero debe curarse. Después de trasplantar una flor dañada, se recomienda fertilizarla no antes de los 3 meses posteriores.

También vale la pena prestar atención al hecho de que los fertilizantes se aplican solo después del riego. Se recomienda alimentar la planta exactamente cuando tiene un crecimiento activo. Para decidir cómo cuidar el aloe, se debe estudiar en detalle la descripción de la planta y darle al agave la mejor nutrición. Por ejemplo, los cultivadores de flores experimentados recomiendan las preparaciones “Force of Life”, “Agricola” y “Bona Forte”.

También se recomienda aplicar fertilizante a través del palet. En este caso, puede proteger la planta de los posibles efectos agresivos de algunos componentes.

poda de raíces

Este procedimiento generalmente se realiza en el proceso de trasplante o plantación de un aloe bastante maduro. En este caso, se cortan las raíces de la planta. Tal manipulación se realiza para que la planta crezca más rápido en el nuevo suelo. También se realizan podas de follaje. Gracias a tales manipulaciones, es posible controlar cuánto crecerá el aloe. Por ejemplo, si desea que la flor crezca o no descanse contra las paredes de la maceta, en este caso se eliminan las hojas y los brotes ubicados a los lados.

Reproducción

Este es otro paso importante en cómo cuidar el aloe de interior. Como regla general, tales procedimientos se realizan simultáneamente con el trasplante de plantas. La forma más fácil de obtener una nueva flor es a partir de una hoja de aloe. Para hacer esto, durante el proceso de trasplante, debe cortar varias hojas maduras, en las que ya se han formado espigas bastante duras. Después de eso, se dejan secar durante algún tiempo. En la siguiente etapa, las placas de hojas se plantan directamente en el suelo. También hay que preparar el terreno.

READ
Cultivar flores en un invernadero como negocio: un plan detallado

En este caso, es necesario mezclar tierra frondosa, arena y humedecer ligeramente la tierra. Después de eso, el futuro brote en una maceta debe instalarse en un lugar bastante brillante donde la temperatura sea de 15 a 18 grados centígrados. Vale la pena ser paciente, ya que la primera raíz de una plántula joven no aparece rápidamente. Esto no significa que deba comenzar con entusiasmo y regar la planta todos los días. Esto es completamente normal, así que espera un poco más.

Si una planta tan joven está bien cuidada, alimentada y monitoreada por su salud, en tres o cuatro años comenzarán a aparecer flores en ella. El aloe vera (cómo cuidarlo se describe en el artículo) es realmente capaz de florecer. Pocas personas lo saben. Sin embargo, el aloe mima con sus hermosas inflorescencias solo a los cultivadores de flores más afortunados.

Humedad

Si hablamos de cuidar el aloe, entonces debes prestar atención a este importante indicador. Debe tenerse en cuenta que un suelo demasiado húmedo no es adecuado para el agave. Al mismo tiempo, el aire de la habitación no debe estar muy seco. Por lo tanto, si no es posible instalar una maceta de aloe en la habitación en la que se humedece el aire, al menos una vez a la semana es necesario rociar el tallo de la planta con agua con una botella rociadora. También se recomienda humedecer el espacio al lado.

Enfermedades y plagas

Muy a menudo, los cultivadores de flores cultivan juntos varios tipos de aloe con condiciones similares. Esta mezcla de semillas para cocultivo se llama mezcla de aloe. El cuidado en el hogar no es muy diferente para las diferentes especies cuando se trata de insectos y enfermedades. Sin embargo, se ven igualmente afectados por las plagas, como cualquier otra planta.

Incluso a pesar de su vitalidad, el aloe puede enfermarse con la pudrición de la raíz. Para excluir la posibilidad de esta enfermedad, debe examinar cuidadosamente la planta. Si tiene al menos algunas hojas que son mucho más oscuras y se ven flojas, entonces en este caso debes sacar el agave de la maceta lo antes posible e inspeccionar las raíces. Es posible que hayan comenzado a pudrirse. Esto puede suceder si la planta se riega con demasiada frecuencia o demasiado. Después de evaluar el sistema de raíces, debe cortar todas las raíces dañadas y transferirlas a tierra nueva. Si no se encuentran raíces sanas, en este caso es necesario eliminar todas las raíces enfermas y enraizar nuevamente.

Al considerar cómo cuidar el aloe, debe estar preparado para el hecho de que la planta puede sufrir pudrición seca. En este caso, estamos hablando del secado del sistema radicular. Lo mismo se verá en las hojas. Como regla general, en tales situaciones es casi imposible guardar el aloe, ya que esta condición desagradable progresa demasiado rápido.

También en el aloe puede empezar una costra. Esta es una plaga bastante común a la que le gusta asentarse en la parte posterior de las hojas. Si levanta la hoja, se verán pequeños escudos de cera de no más de 2 mm de largo. Lo peor es que estas plagas forman grandes colonias que se colocan sobre los tallos de las plantas. También puedes prestar atención a las hojas. Si aparecen manchas de un tono marrón rojizo, esto indica que las áreas dañadas morirán pronto. Es de destacar que es muy difícil deshacerse de esta plaga si se reproduce mucho. Por lo tanto, vale la pena inspeccionar periódicamente las plantas para detectar la presencia de dichos insectos. Si existe sospecha de esta plaga, se recomienda limpiar la planta diariamente con un paño de algodón humedecido en vinagre. Preparaciones insecticidas químicas de cochinillas – “Fitoverm” y “Aktara”.

Otras plagas

Incluso con un buen cuidado, el aloe en casa puede sufrir de cochinillas. Es una de las plagas más grandes y visibles. Por regla general, se elimina de la planta mecánicamente. Para hacer esto, solo use un cepillo y unas pinzas. Después de eliminar todos los gusanos, es necesario tratar las áreas afectadas de la planta con caldo de ajo (se pone a hervir medio litro de agua, se agregan 4-5 dientes de ajo y se dejan enfriar). Durante este período, se recomienda no exponer la planta a la luz solar directa. Es mejor moverlo a la sombra. En las situaciones más severas, se puede usar un insecticida.

Además, los ácaros araña pueden atacar periódicamente el aloe. Estas son plagas muy pequeñas que son casi imposibles de notar. No les gusta el agua fría, por lo que en verano puedes rociar el agave con una solución muy fría de agua jabonosa o tabaco. La araña roja simplemente no tolera estos componentes. La decocción de ajo también muestra una alta eficiencia. Si todo lo demás falla, puede aplicar productos químicos.

en conclusión

Una vez que descubras cómo cuidar tu aloe, es mucho más fácil mantener tu planta saludable. Si todo se hace correctamente, el agave puede complacer con hermosas flores.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: