Anís: impacto en el cuerpo humano | Comida y salud

Hierba de anís: propiedades medicinales, beneficios y daños.

Nuestros antepasados ​​​​lejanos conocían las propiedades curativas del anís. El mismo Avicena aconsejó

para el tratamiento con hojas y semillas frescas y secas de esta planta, e Hipócrates lo usó

para tratar las úlceras nasales y mantener una visión clara. También en la antigüedad se creía que a partir de la noche

Las pesadillas se pueden aliviar durmiendo sobre una almohada llena de semillas de anís.

¿Dónde crece?

La patria del anís, como sugieren los expertos, fueron los países del Medio Oriente o el Mediterráneo. Ahora la planta se cría tanto para uso alimentario como medicinal. Grandes áreas bajo esta planta están ocupadas en el sur de Europa, en México y Egipto.

En Rusia, esta cultura se ha arraigado en la región de Krasnodar y en las regiones de la Tierra Negra Central. La altura del anís puede alcanzar los 50-60 cm, la planta florece a mediados del verano, creando complejos paraguas a partir de pequeñas flores blancas. Después de la maduración, en su lugar, se forman los frutos del aquenio con un sabor picante-dulce y un aroma específico. Los frutos maduran en agosto.

composición química

El anís ordinario tiene una composición única de elementos químicos, que determina las propiedades y el uso de las partes de la planta en la industria médica y de otro tipo. El principal valor de una planta son sus frutos.

Las semillas de anís contienen:

  • cumarinas;
  • estigmasterol;
  • Vitamina c
  • vitamina P;
  • Vitamina B.

Además, las semillas son ricas en macro y microelementos: Fe, K, Mg, Zn, Cu, Mn, Ca. El aceite esencial de semilla de anís es rico en anetol, que le da a la planta su olor característico, y en ácidos anísicos.

Propiedades útiles de hierbas y frutos de anís.

La composición química de la planta determina las propiedades beneficiosas de la planta. Sus frutos contienen un 3-6% de aceite esencial, grasas vegetales, proteínas, hidratos de carbono, azúcar, furfural y diversos ácidos (café y clorogénico).

El contenido de estas sustancias permite utilizar el anís como desinfectante, analgésico, antiinflamatorio, antiespasmódico, expectorante, laxante. El anís se usa activamente en homeopatía.

Con tal composición química, el anís tiene un efecto multifacético en el cuerpo, a saber:

  • baja la temperatura corporal;
  • promueve la secreción de moco;
  • bloquea y elimina la inflamación;
  • tiene un efecto estimulante sobre el funcionamiento de los riñones;
  • provoca una oleada de fuerza;
  • alivia los espasmos;
  • estimula el trabajo de los intestinos;
  • tritura cálculos renales;
  • combate la migraña;
  • inhibe el sangrado interno;
  • efecto beneficioso sobre el apetito;
  • mejora el trabajo del músculo cardíaco;
  • aumenta el nivel de lactancia;
  • normaliza el funcionamiento del sistema digestivo;
  • tiene un efecto calmante sobre los trastornos nerviosos;
  • combate el insomnio;
  • elimina las convulsiones de epilepsia;
  • promueve la curación de heridas;
  • elimina la inflamación y la picazón que se produce después de una picadura de insecto;
  • tiene un efecto positivo en la piel con varias dermatitis;
  • utilizado en la lucha contra parásitos externos (piojos, pulgas, garrapatas);
  • mejora la función visual;
  • reduce el dolor en la gota y el reumatismo.

Los beneficios del anís para los hombres.

Incluso en la antigüedad, los médicos notaron el efecto beneficioso de los componentes del anís en el cuerpo masculino. La aceptación diaria de la primera cucharadita de semillas ayuda a aumentar y mantener la fuerza masculina durante muchos años. Para aumentar la potencia, es necesario utilizar una decocción a base de raíces de plantas secas.

Las raíces deben triturarse y hervirse durante 15 minutos y tomarse 3 cucharaditas por día. El anís ayuda a eliminar los procesos inflamatorios del sistema urinario, así como la gonorrea y la prostatitis.

anis para mujer

El anís común se usa a menudo en el tratamiento de enfermedades del sexo débil, pero se limita a la admisión en períodos específicos de la vida. Estas etapas incluyen:

Los ésteres y las decocciones ayudan a normalizar el ciclo y aliviar el dolor durante la menstruación. El aceite de anís forma parte de muchos medicamentos utilizados para tratar la mayoría de las inflamaciones ginecológicas. El anís tiene demanda en cosmetología 50+. La decocción de anís es un excelente extractor de leche, por lo que será útil para aquellas madres que quieran dar de mamar a su bebé durante mucho tiempo.

Está estrictamente prohibido comer alimentos y usar medicamentos que incluyan algún componente de la planta durante el embarazo, ya que puede iniciar el sangrado uterino. Esta propiedad del anís se utilizó anteriormente para interrumpir un embarazo no deseado.

¿Para qué sirve el anís para bajar de peso?

El anís ha sido reconocido durante mucho tiempo como una excelente herramienta para quienes desean perder peso. El efecto de perder peso se logra al influir en el apetito. Para adelgazar se utiliza una decocción de las semillas de esta planta. La receta del caldo de anís es simple: se deben verter 2 cucharaditas de semillas en 1 taza de agua hirviendo, cocer al vapor durante media hora y luego enfriar durante 10 minutos. Antes de beber, cuele la bebida y agregue 1 tabla. mentiras. Sáhara. Para lograr el efecto deseado, use por vía oral 2 cucharadas 3-4 veces al día con el estómago vacío.

READ
Cómo congelar tomates para el invierno: TOP 5 recetas, consejos de cocina

Grass Anise ordinario: uso en medicina

Anís de la garganta con laringitis.

En enfermedades de la garganta también se utiliza la infusión de anís. Se requiere tomar 1 cucharadita de frutos de anís (finamente picados), verter un vaso de agua hirviendo y encender un fuego pequeño durante 15 minutos. Al final de la cocción, cuele a través de una gasa. Tomar por vía oral 3-4 veces al día 20 minutos antes de las comidas, 2-3 cucharadas. La infusión elimina la sequedad en la garganta y reduce la ronquera.

anís para la tos

La composición de pastillas y jarabes para la tos para adultos y niños debe incluir aceite esencial. También se incluye en la formulación de medicamentos antiasmáticos farmacéuticos y muchos otros medicamentos.

Si la tos es causada por un resfriado, bronquitis, tos ferina o traqueítis, se recomienda el siguiente tratamiento: se debe verter 1 cucharadita de anís seco con un vaso de agua hirviendo y luego infundir durante 25-30 minutos. Colar antes de usar y beber antes de las comidas 3 veces al día por un cuarto de taza.

El uso de la planta de anís en la medicina popular.

Decocción de anís

El enjuague y la ingestión de una decocción de frutos de anís se utilizan para:

  • tos persistente;
  • dificultad para respirar;
  • días críticos difíciles;
  • diarrea
  • estreñimiento
  • colitis
  • flatulencia;
  • mal aliento;
  • deseo de deshacerse del hábito de fumar;
  • poco apetito
  • problemas en el trabajo del corazón.

Los métodos para preparar tal decocción pueden tener ligeras diferencias en las proporciones de anís, líquido, infusión y tiempo de ebullición.

Algunos prefieren no elaborar materias primas, sino simplemente verter agua hirviendo sobre ellas y luego dejar que se elaboren. Mucho en este caso depende del propósito de uso. Pero la recomendación general para beber una decocción es la siguiente: beber la bebida con el estómago vacío en pequeños sorbos. Si lo desea, se puede agregar al caldo miel o incluso coñac.

Té de semillas de anís

El té de anís común también tiene propiedades medicinales. Hecho a base de semillas, aumenta el apetito, apaga la sed, tiene un efecto sedante y ayuda con la tos, la lactancia, la hinchazón y los trastornos nerviosos.

Puedes beber esta bebida tanto caliente como fría. Se recomienda beber varios vasos al día.

Proporciones: por 1 cucharadita de semillas – 0,5 litros de agua.

Las semillas de anís deben infundirse durante 15 minutos en una pequeña cantidad de agua caliente y usarse como aditivo para el té negro preparado; cubierto con nueces trituradas.

Para mejorar la digestión, el té se consume antes de las comidas y para combatir el insomnio, antes de acostarse.

En lugar de azúcar, se recomienda agregar miel a la bebida, y un sustituto de la nuez, según las adicciones de la persona, puede ser: jengibre, canela, cítricos y menta.

Tintura de alcohol

Para obtener tintura de anís, las semillas de la planta insisten en el vodka. En Europa y Rusia, apareció una bebida de este tipo y ganó gran popularidad durante la época de Iván el Terrible. Su fuerza alcanza los 50°.

Hoy en día, la tintura de anís ha ganado demanda en la mayoría de los países del mundo.

El uso de la tintura contribuye a:

  • aumento del apetito, si se consume en pequeñas cantidades antes de las comidas;
  • eliminación de microflora patológica de los intestinos y órganos respiratorios;
  • normalización de las heces en caso de sus violaciones;
  • eliminación de la inflamación de los órganos respiratorios inferiores, agregando 5-6 gotas al té o leche extraída;
  • licuefacción de esputo;
  • eliminación de espasmos durante la menstruación;
  • estimulación de la lactancia;
  • curar la enfermedad de las encías y eliminar el mal aliento;
  • tratamiento de la angina.

En ningún caso se debe abusar de la ingesta de tintura, dado que se trata de una bebida alcohólica. La velocidad de toma de la tintura se limita a unas pocas gotas, cucharaditas o cucharadas, seguidas de su adición al agua o al té. Está prohibido tomar el medicamento con epilepsia diagnosticada, así como con sobreexcitación del sistema nervioso y en presencia o tendencia a las alergias.

Infusión

La infusión de cada parte de la planta se utiliza en medicina en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades.

Para reducir la presión ocular, mejorar la agudeza visual y prevenir la formación de cataratas, lavar los ojos con una infusión de anís seco. En el proceso de cocción, se vierte 1 cucharada de materias primas secas con medio vaso de agua hirviendo y luego se infunde durante 15 minutos.

Una infusión a base de semillas de anís está recomendada para su uso en asma, tos seca y dura ya quienes les preocupan las manifestaciones de flatulencia y urolitiasis.

En los casos en que se observe una tos crónica crónica, se debe preparar una infusión de semillas molidas: se vierte 1 cucharadita de semillas con un vaso de agua hirviendo y se hierve durante un minuto, después de lo cual se debe infundir durante 30 minutos, colar, agregar miel. Tomar la infusión en ayunas, 2 cucharadas.

READ
Cría de caballos: ¿cómo criar y cómo criar? caracteristicas y reglas

Gotas de anís amoniacal

Este medicamento es ampliamente utilizado en el tratamiento de patologías del sistema respiratorio. Se logra una eficacia particular a partir de su uso en la tos ferina en niños.

El ingrediente activo de la droga, que consiste en aceite de anís y amoníaco, estimula:

  • trabajo activo de las glándulas del árbol bronquial;
  • disminución de la viscosidad del moco presente en los bronquios;
  • limpieza de bronquios y bronquiolos por expectoración;
  • restauración de membranas mucosas;
  • reducción de la flatulencia del estómago y los intestinos;
  • digestión normal;
  • eliminación de la inflamación;
  • desinfección respiratoria.

agua de anís

El anís ordinario, que contribuye a la lucha contra los trastornos digestivos en los bebés, está disponible para la venta en farmacias.

El tracto digestivo de los bebés a una edad temprana aún no está adaptado para comer alimentos del mundo que los rodea, especialmente en los casos en que el niño recibe alimentación artificial o la madre lactante no sigue la dieta necesaria. El problema de los cólicos en los recién nacidos es uno de los problemas más familiares para los padres.

Uno de los métodos para hacer agua medicinal es el siguiente:

Las semillas de anís trituradas se colocan en agua caliente. La mezcla se lleva a ebullición, que debe mantenerse a fuego mínimo durante 10-15 minutos. La solución está lista para usar después de varios días de almacenamiento en el refrigerador.

Cualquier preparación a base de hierbas debe administrarse a los niños con precaución. Hasta que el niño cumpla un año, la tasa de ingesta no debe exceder las 2-3 gotas. Después de un año – 1 cucharadita 3 veces al día. Además de cólicos, esta agua ayuda en el tratamiento y prevención del resfriado común en niños pequeños.

aceite esencial de anis

El aceite esencial es el resultado de la destilación al vapor de semillas trituradas. El porcentaje de compuestos esenciales en las semillas alcanza su punto máximo a fines de agosto, cuando se recomienda cosechar las materias primas. Para obtener 1 g de aceite se destilan 50 g de semillas.

Los componentes principales del aceite son:

  • anetol (85%), que imparte un sabor y olor dulces característicos;
  • metilchavicol (10%), que proporciona nitidez y acritud.

El aceite es un líquido incoloro (en casos raros, amarillo) de baja viscosidad y olor a quemado.

Se encuentra en varios medicamentos para la tos, secreción nasal, enfermedades de la garganta y del tracto gastrointestinal, trastornos del sistema nervioso. También se utiliza activamente en:

  • Aromaterapia, inhalación;
  • perfumería;
  • Fabricación de ambientadores, antitranspirantes;
  • Como repelente de insectos chupadores de sangre.

El aceite no tiene contraindicaciones directas para su uso, pero es necesario no olvidarse de las características alérgicas personales del cuerpo. Una sobredosis puede provocar dolencias representadas por dolores de cabeza, náuseas e incluso provocar la pérdida del conocimiento.

El uso del anís en la cocina.

Las semillas de anís secas se utilizan a menudo en la cocina. Tienen un aroma agradable y refrescante y dan un sabor exquisito a diversos platos.

Tal aditivo ha recibido la aplicación más amplia en sopas, platos de carne y pescado, postres, confitería y la industria de la panadería, en chucrut y otros métodos de enlatado.

A base de semillas y raíces de anís, se elaboran bebidas alcohólicas como Absenta, Arak, Sambuca, Perno y muchas otras.

El uso del anís como condimento.

Cada país tiene delicias de “anís” individuales:

  • Los indios agregan activamente brotes y hojas de anís a las ensaladas;
  • una bebida alcohólica a base de semillas de anís: el pastis ha ganado popularidad en algunos países de Europa y África;
  • en Rusia, las frutas de anís se han utilizado durante mucho tiempo para la cosecha de otoño;
  • Por otra parte, hay que decir acerca de la popularidad en Rus de “Anise Vodka”, que el mismo Pedro el Grande prefirió a otras bebidas.

¿Cómo se usa el anís en cosmetología?

El anís ordinario, con propiedades medicinales y beneficiosas y que son las más relevantes para el mantenimiento de una estructura capilar sana y el rejuvenecimiento de la piel, también se utiliza en forma de aceite. El potasio presente en él reduce la tensión del tejido muscular y unifica la piel.

Los ácidos grasos regulan el mantenimiento del equilibrio agua-lípidos de la piel dentro del rango normal, por lo que mejoran la turgencia y el color, desaparecen las irritaciones y el acné, la piel se alisa y desaparece la hinchazón.

Uso en cosmetología:

  • El aceite se utiliza como aditivo en cremas para el rostro y el cuello. El éter de anís es una parte integral de los champús que curan el cuero cabelludo y estimulan el crecimiento saludable del cabello.
  • El anís es un componente de la espuma de baño, productos de ducha, geles de masaje y ungüentos debido a su efecto sedante en el cuerpo.
  • El aceite esencial ha encontrado una amplia aplicación en la aromaterapia.
READ
Inmunocitofito, TAB (reguladores de crecimiento vegetal, plaguicidas) – AgroXXI

Противопоказания

Siempre se debe recordar que el anís puede causar reacciones alérgicas, por lo que las personas con tendencia a las alergias deben usarlo con precaución. Se recomienda utilizar una pequeña dosis, y solo en ausencia de manifestaciones alérgicas, se puede proceder a aumentar la dosis de consumo.

Es necesario abstenerse del uso de anís durante el embarazo.

No se recomienda el uso de decocciones (infusiones) de anís en caso de gastritis crónica, úlcera péptica y otras condiciones caracterizadas por una alta acidez.

El aceite de anís no debe utilizarse durante más de 7 días. En presencia de aumento de la coagulación de la sangre, se recomienda diluir el aceite con crema o leche y consumir 1 gota por día.

Para evitar la excitación paradójica y el efecto narcótico, no debe usarse en grandes dosis durante mucho tiempo.

Recolección y recolección.

Dependiendo de la parte de la planta, el tiempo de recolección y las condiciones de preparación cambian.

La recolección de frutos (semillas) comienza a fines de agosto o principios de septiembre, cuando la mayoría de las sombrillas cambian su color a marrón. Se recomienda cosechar las semillas por la mañana o por la tarde, cuando hace buen tiempo. Las inflorescencias recolectadas se apilan en gavillas y se colocan en un área bien ventilada. Después del secado, las inflorescencias se trillan y tamizan. A veces se lleva a cabo un secado adicional de las materias primas terminadas. La recolección de semillas a escala industrial se realiza mediante cosechadoras, y el proceso tecnológico en este caso difiere del método manual de recolección.

Es necesario recolectar y secar la hierba de anís durante el período de floración, ya que es durante este período cuando las propiedades curativas alcanzan su máximo. Los tallos se cortan junto con frutos verdes y se secan en un lugar oscuro en posición horizontal.

Las raíces se cosechan a mediados de otoño, después del final de la cosecha de frutos.

Las propiedades medicinales tienen todas, sin excepción, las partes del anís ordinario. Las bolsas de papel, el lino o la tela de lona se utilizan como contenedores de almacenamiento. Debe estar bien cerrado, ser ligero y resistente a la humedad. Cualquier materia prima vegetal se almacena por no más de tres años.

Anís ordinario – propiedades beneficiosas para nuestra salud

Durante siglos, la humanidad ha utilizado activamente el anís para el tratamiento de diversas enfermedades. Las semillas verdosas de esta planta fueron muy valoradas en la antigua Grecia y Roma, y ​​en el este incluso se usaron para pagar impuestos. Hoy en día, las semillas de anís ayudan a las personas de todo el mundo a luchar contra diversas enfermedades, que van desde trastornos digestivos y libido baja.

¿Qué es el anís?

Anís común, Pimpinella anisum, Anisum vulgare, Anisum officinarum, Anís: este es el nombre completo de una planta que, sin embargo, no debe confundirse con otro anís chino, también conocido como anís estrellado real [1] . Es la planta china que da fruto en forma de asterisco. Ahora estamos hablando de una hierba completamente diferente. Los frutos del anís común son semillas semifructíferas con 5 nervaduras.

Esta planta herbácea pertenece a la familia del apio y puede crecer hasta un metro de altura. Los tallos ondulados y las hojas brotan de raíces delgadas en forma de huso, que forman lóbulos pinnados. En primavera, aparecen en las plantas flores blancas con un delicado aroma dulce. A fines de agosto y principios de septiembre, se forman semillas a partir de ellos. Las tierras de origen de esta planta son Egipto, Asia Menor, Grecia. Aunque en la actualidad, cuando se crean las condiciones favorables, el anís es capaz de crecer en casi cualquier rincón de la Tierra.

Ingredientes activos

Las semillas de anís son 18% proteínas, 8-23% grasa, 2-7% aceites esenciales, 5% almidón, 12-25% fibra, el resto es humedad [2] .

Las semillas tienen un delicioso aroma debido a la alta concentración de aceite esencial de anetol. También sirven como fuente de hierro, magnesio, calcio, zinc, manganeso, potasio, cobre. Estos minerales son esenciales para mantener la función cardíaca, la circulación sanguínea adecuada, huesos sanos y ayudan a convertir los alimentos en energía. Las vitaminas B que se encuentran en las semillas de anís son importantes para la función cerebral.

Anís: beneficios y daños para el cuerpo.

La historia del uso humano del anís como medicamento con aroma especiado se remonta al menos a 4 años. Como sugieren los historiadores, todo comenzó en Egipto. Allí, según registros antiguos, la planta se usaba como diurético y para tratar el dolor de muelas. En los registros médicos griegos antiguos, se menciona el anís como un medio para mejorar el funcionamiento del sistema respiratorio, un analgésico, así como un diurético, y como una planta para aliviar la sed [3] .

Desde la década de 1800, ha comenzado una era de uso comercial de los aceites de anís. Luego, los fabricantes de cosméticos y detergentes notaron la planta. En la industria alimentaria, se conoce como un aditivo picante para una amplia variedad de categorías de productos, incluidos licores, lácteos, jaleas, pudines, carnes y dulces.

READ
Plantar sandías en campo abierto con semillas y plántulas: términos, reglas, video

El aceite esencial de anís, así como los tés del mismo, son ampliamente utilizados en medicina. ¿Para qué propósito? Esto es lo que ahora trataremos de entender.

Propiedades medicinales del anís [4]:

  • Facilita la expectoración;
  • alivia la hinchazón (incluidos los niños);
  • actúa como antiespasmódico;
  • funciona como antiséptico;
  • alivia la tos con bronquitis y asma;
  • alivia el dolor en laringitis y faringitis;
  • alivia el insomnio;
  • estimula el apetito;
  • alivia los calambres abdominales;
  • reduce las náuseas.

Además, el aceite de anís en la medicina popular se usa para tratar la pediculosis, la sarna y la psoriasis. Para las madres lactantes, este remedio es adecuado para aumentar la lactancia [5] .

Otras propiedades útiles del anís.

Además de estos efectos medicinales, también se conocen otras propiedades de esta planta. En particular, debido a la acción antibacteriana, el anís se introduce en algunas pastas de dientes. Sus propiedades antiinflamatorias se han comparado con las de la aspirina.

Debido a sus propiedades antioxidantes, el aceite esencial de anís protege las células del ADN de los radicales libres y previene la formación de tumores malignos.

Existe la opinión de que el anís es capaz de reducir el colesterol. Una experiencia de 60 días ha demostrado que el consumo diario de semillas en polvo reduce en un 36% los niveles de azúcar en sangre, y además regula la concentración de colesterol y triglicéridos. Las semillas de anís trituradas, aplicadas en la frente, el cuello o las sienes, alivian los dolores de cabeza, en particular los ataques de migraña. Los experimentos en ratas han demostrado que el anís promueve la absorción de hierro, sirviendo así como profiláctico contra la anemia [6] .

Esta planta también tiene propiedades sedantes. El timol, el linalol, el terpineol y el eugenol, que forman parte del anís, reducen la manifestación del nerviosismo y la ansiedad.

Curiosamente, el anís (semillas) pertenece al grupo de las plantas afrodisíacas. Además, tiene efectos laxantes y diuréticos suaves [7] .

En combinación con el aceite de sasafrás, la planta actúa como un medio para la destrucción de plagas de insectos (polillas, chinches, cucarachas, piojos) [8] . Los pescadores añaden anís al cebo.

En la industria alimentaria, como condimento, se añade a carnes, pescados, sopas y salsas, encurtidos y repostería.

Dosificación

A la fecha, no existen normas claramente definidas para el consumo de anís, así como tampoco se han calculado normas diarias para el mismo. Muy a menudo, se usan de 0,5 a 2 gramos de semillas o de 0,2 a 0,3 ml de aceite esencial para tratar trastornos del sistema digestivo.

En forma de infusión, por lo general, tome 1-2 cucharaditas de semillas trituradas en un vaso de agua hervida. En forma de aceite, los herbolarios aconsejan consumir 1 una gota de la sustancia con media cucharadita de miel.

Esta planta se considera segura para los humanos, mientras tanto, el abuso de semillas o aceite esencial puede dar efectos secundarios en forma de erupción alérgica, dificultad en los sistemas respiratorio y digestivo. Una sobredosis de aceite esencial provoca vómitos, convulsiones y, a veces, edema pulmonar, parálisis, trastornos mentales, coma.

La principal contraindicación para tomar fondos de anís es el embarazo, ya que esta planta tiene propiedades abortivas.

Cómo cosechar semillas

Después de la cosecha, las semillas de anís se secan en bandejas especiales hasta que se vuelven de color marrón grisáceo. Luego, pueden triturarse hasta obtener un estado de polvo y almacenarse en un recipiente herméticamente cerrado o utilizarse enteros.

aceite de anís

El aceite de anís se obtiene de la semilla de la hierba por destilación al vapor. El producto de mayor calidad se obtiene a partir de semillas maduras ubicadas en el centro del paraguas. El rango de aplicación del aceite de anís es extremadamente amplio, desde la industria alimentaria hasta la farmacología.

La composición química del aceite de anís varía según el lugar donde creció la hierba. En la mayoría de los casos, el 80-90% de la sustancia es anetol, que le da un olor específico al producto, así como algunos otros elementos químicos [9] .

El aceite de anís tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas, antioxidantes y expectorantes. A menudo se encuentra en jarabes para la tos y pastillas. Por su especial composición, afloja el esputo en las vías respiratorias, facilita la respiración en el asma y el SRAS. Las propiedades antibacterianas lo hacen efectivo contra Staphylococcus aureus, Streptococcus, Escherichia coli. En la lista de hongos que le temen al anís, está Candida. Las capacidades relajantes del aceite ayudan a aliviar los calambres y espasmos de diversos orígenes.

Cómo hacer aceite de anís.

La producción industrial de aceite de anís es un proceso de múltiples etapas que requiere mucha mano de obra, pero pequeñas porciones del producto se pueden hacer en casa. Para esto necesitarás:

  • semillas de anís (secas);
  • base de aceite (por ejemplo, almendra);
  • mortero para moler semillas;
  • gasa
  • recipientes de vidrio.

Las semillas secas se deben triturar en un mortero para que salga el aceite (pero no llevar a la consistencia de un polvo). Vierta en un recipiente de vidrio y agregue el aceite base (el líquido debe cubrir completamente las semillas). Cierre bien el recipiente y póngalo bajo los rayos del sol (esto acelerará la liberación de aceite de las semillas trituradas). Colar a través de una gasa. Guarde el aceite de anís preparado en un lugar fresco y seco.

READ
Berenjena Clorinda: descripción y características de la variedad, cultivo agrícola y cuidados.

Té ordinario de anís

Cuando la enfermedad ha endurecido la garganta y es difícil de tragar, la tos de cualquier origen (bronquial, alérgica, asmática o después de fumar), el té de anís ayudará a deshacerse de los síntomas desagradables. Prepararlo a partir de semillas de plantas frescas o secas.

Otra propiedad útil del té es el tratamiento de la flatulencia, el alivio de la sensación de pesadez después de comer en exceso y, como el jengibre, el anís alivia las náuseas.

Si endulza la bebida con miel, puede obtener una alternativa a las bebidas con alto contenido calórico, y las propiedades antibacterianas del anís le refrescarán el aliento después de tomar el té.

Receta de té de semillas

Para preparar el té de anís, necesitarás una cucharadita de semillas y un vaso de agua hervida. Debe poner la infusión al fuego y hervir por no más de un minuto. Déjalo reposar. Debe beber té de anís en un vaso después de cada comida principal. Esta decocción es eficaz para la bronquitis, el asma y las digestiones lentas.

Otras recetas de anís.

Tintura tónica

40 g semillas vierten un vaso de vodka. Insistir desde la semana hasta los días 10. Tome tres veces al día para las gotas 20-25.

Infusión de enjuague bucal

2 tsp Mezcla de semillas con un vaso de agua hirviendo. Una hora después, escurrir. Enjuague su boca y garganta varias veces al día.

Decocción de anís

20 g de semillas vierten 200 ml de agua hirviendo. Hervir durante 15 minutos, luego insista otros 20 minutos. Colar, añadir 20 g de miel y la misma cantidad de coñac. Tome 1 cucharada caliente tres veces al día.

Anis en cosmetologia

Aceite de anís: una gran herramienta para mejorar la condición de la piel suelta. Los siguientes remedios son fáciles de preparar en casa.

Máscara de piel desvanecida

Para 1 una cucharada de aceite base (cualquier aceite vegetal) agregue 2 gotas de aceite esencial de anís. Mezclar bien y masajear suavemente sobre rostro, cuello y escote.

Mascarilla para el rejuvenecimiento.

En 2 cucharadas de crema agria, agregue 1 una cucharadita de miel y 1 una gota de aceite de anís esencial. Después de aplicar en la cara, mantener 10 durante minutos. Retire las sobras con una toalla de papel.

Mascarilla para elasticidad de la piel.

Para hacer esto, necesitará 1 una cucharada de zanahorias ralladas, 2 cucharadas de queso cottage, 1 una cucharadita de decocción de anís. Todos los ingredientes se mezclan hasta el estado de gachas. En la cara para guardar unos minutos 10.

Mascarilla hidratante

Prepare una papilla de 2 cucharadas de pepino rallado y la misma cantidad de harina de avena, 1 cucharadita de decocción de semillas de anís. Aplicar con ligeros movimientos sobre el rostro, después de 10 minutos, enjuagar con agua tibia.

Mascarilla para piel muy seca.

Pele y corte las papas todavía calientes en su piel, agregue leche tibia y 1 una gota de aceite esencial de anís. Revuelva hasta obtener la consistencia de una crema espesa y aplique sobre la piel de la cara. Después de 15 minutos lavar.

A pesar de su simplicidad externa y amplia distribución, el anís tiene toda una gama de propiedades útiles. Es una pena que muchos vean solo una mala hierba en esta planta y la eliminen sin piedad, olvidando que juega un papel importante en el mantenimiento de la salud y, en algunos casos, puede servir como el medicamento más efectivo, que no tiene análogos en las farmacias.

    Enciclopedia de Internet Ydoo.info. – Anís. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. – Especias, semilla de anís. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. – Pimpinella anisum en el tratamiento de la dispepsia funcional. Diario abierto de Taylor & Francis. – Anís, una especia dominante y una hierba medicinal tradicional tanto con fines alimenticios como medicinales. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. – Anís. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. – El papel protector del aceite de anís en el estrés oxidativo y la genotoxicidad producida en el favismo. BMC Medicina y Terapias Complementarias. – Ensayo clínico aleatorizado de un compuesto fitoterapéutico que contiene Pimpinella anisum para el estreñimiento crónico. Revista “Protección y Cuarentena de Plantas”. – Propiedades atrayentes del aceite de anís. Sitio web de información sobre medicamentos Drugs.com. – Anís.

Más información de salud fresca y relevante en nuestro canal de Telegram. Suscríbete: https://t.me/foodandhealthru

Especialidad: traductora, profesora de inglés, lenguas alemanas y literatura extranjera.

Experiencia general: 18 años de edad.

educación: Instituto Pedagógico Estatal de Lenguas Extranjeras de Gorlovka.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: